Atrás

Cada día es el Día Mundial del Agua

23 de marzo de 2016

Cada día es el Día Mundial del Agua

El lema escogido por Naciones Unidas para el Día Mundial del Agua 2016 es "Agua y trabajo", una consigna que representa nuestra labor a la perfección. Desde sus inicios en 1867, Agbar se ha dedicado por completo a la gestión del ciclo integral del agua. Una actividad que desde buen comienzo ha unido estrechamente el desarrollo de nuestra empresa y el de Barcelona. El desarrollo de la gestión del agua y el crecimiento de la ciudad han ido siempre de la mano, constituyéndose en un binomio indisociable por el cual el progreso de la primera no se podría entender sin el segundo y viceversa.

En esta expansión conjunta a lo largo de todos estos años, lo que hemos hecho desde Agbar ha sido capturar talento en una plataforma como es Barcelona, siendo capaces de exportar este talento y, a la vez, de importarlo. Esta habilidad nos ha permitido llegar donde estamos hoy, con 11.000 profesionales en toda España, 2.500 de los cuales trabajan en Cataluña y cuya labor se ve reconocida por el lema "Agua y trabajo".

Como recordaréis, la divisa del Día Mundial del Agua 2015 fue "Agua y Desarrollo Sostenible" y tuvimos a Gro Harlem Brundtland entre nosotros para que nos hablara de este concepto. De hecho, el año pasado aglutinó grandes hitos en esta materia, empezando por la aprobación de los nuevos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, en sustitución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Todos los ODS tienen en común el agua como elemento transversal imprescindible para lograr su cumplimiento. Además, hay tres que nos afectan directamente: agua limpia y saneamiento, acción por el clima y protección de la vida submarina. Sin olvidarnos del ODS número ocho, referente al trabajo decente y crecimiento económico, un objetivo muy vinculado al lema del DMA de este año y por el que Agbar siempre ha apostado.

Día Mundial del Agua 2016

A parte de los ODS, a finales de 2015 se celebró la COP21, una cumbre en la que 196 estados firmaron un acuerdo sin precedentes históricos para la lucha conjunta contra el cambio climático. El objetivo principal del acuerdo se propone impedir que la temperatura media de la Tierra supere los 2ºC haciendo todo lo posible para que esta no sobrepase los 1,5ºC. Antes de celebrarse la COP21, el Grupo SUEZ estableció sus propios 12 compromisos para contribuir a este consenso mundial. Permitidme citar los que hacen referencia  al ciclo del agua, en los que pondremos especial énfasis: el número uno, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 30%; el seis, promover los diferentes usos del agua mediante la multiplicación por tres de nuestra capacidad de producción de agua alternativa y, por último, el compromiso número siete, ahorrar el equivalente al consumo de una ciudad de dos millones de habitantes en 2020.

Con la presentación de estos 12 compromisos, una vez más, nos avanzamos para hacer fáciles las pequeñas cosas de nuestro día a día que solo se valoran cuando faltan, como el agua. Lo que para nosotros es algo totalmente cotidiano, como el hecho de abrir un grifo y que de él brote agua, para muchos es una excepción. Al margen de jornadas como el Día Mundial del Agua, que nos ayudan a sensibilizarnos, hay que tener siempre presente que la falta de acceso al agua es una realidad en muchos lugares del mundo.

Por este motivo, cada día debería ser para todos el día del agua. Especialmente para nosotros, el Grupo Agbar, que dedicamos nuestro trabajo plenamente al agua y no siempre en condiciones favorables. Nuestra labor es en ocasiones cuestionada por una minoría de activistas ideológicos que no representan en ningún caso a la mayoría de la población que disfruta de nuestro servicio de agua. Millones de ciudadanos anónimos aceptan y reconocen ampliamente nuestra actividad; es a ellos a los que debemos dar voz para que nos guíen nuestro camino.

En este punto, creo conveniente hacer una reflexión sobre la manera como en Agbar nos estamos adaptando a estos tiempos líquidos de cambio incesante, en los que la globalización y la digitalización juegan un papel primordial. Nuestra visión de futuro se basa en una apuesta firme por la economía circular, por el desarrollo sostenible y por el bienestar social. En este sentido, me gustaría destacar tres líneas de trabajo que estamos llevando a cabo para hacer realidad nuestro compromiso y avanzarnos al futuro como hemos hecho siempre.

Día Mundial del Agua 2016

La primera es nuestra inversión en I+D+I, a la que dedicamos el 1% de nuestros ingresos globales. Dentro de esta cifra, una de las iniciativas que más nos entusiasman es el proyecto RESCCUE que nos ha adjudicado la UE. Se trata de la segunda iniciativa más importante en materia de resiliencia en la cual lideramos acciones para ayudar a las ciudades a ser más resilientes para enfrentar retos físicos, sociales y económicos. Estamos desarrollando este proyecto en Barcelona, Lisboa y Bristol, con colaboradores inmejorables como ONU-Habitat o las universidades EXETER y la École des Ingénieurs de la Ville de Paris.

La segunda línea de trabajo es la prueba piloto llevada a cabo en Granada para el autoabastecimiento energético de todas las instalaciones del ciclo integral del agua mediante tecnologías como la cogeneración, las centrales minihidráulicas, las instalaciones fotovoltaicas... El objetivo es valorizar el 100% de los residuos convirtiéndolos de nuevo en materia primera útil. Hablamos, por lo tanto, de una inversión sostenible que va a ser evaluada según los principios del SROI, es decir, integrando variables sociales y medioambientales más allá de las financieras. Este análisis servirá para constatar que el proyecto es viable y que puede ser extrapolado a otras empresas del grupo.

En tercer lugar, quiero destacar el gran trabajo de Aigües de Barcelona. Muchas dinámicas que tenemos integradas desde hace tiempo y que se dan por supuestas han convertido nuestra ciudad en una de las más punteras en cuanto a gestión eficiente del agua. Entre los hechos que han contribuido a hacer de Barcelona lo que es hoy en materia de agua encontramos que la continuidad del servicio es del 99,9%, que la pérdida real de agua por motivos técnicos es del 7% en 5.000 km de red, que la dotación es de 100l por habitante al día, una de las más bajas de todo el mundo, y que la presión a pie de finca es de 40 metros de altura, equivalente a un edificio de siete plantas.

Pero, además de estos servicios que se dan por descontado, vamos a seguir avanzando y en 2016 ahorraremos el 20% del consumo de energía eléctrica de Aigües de Barcelona, disminuiremos las emisiones de CO2 en 6.500 toneladas menos cada año y reduciremos la demanda en 12Hm3 por año, es decir, un 6%, mejorando el rendimiento y con el uso de recursos alternativos. Si nos podemos plantear estos objetivos a corto plazo es gracias a  los 420 millones de euros invertidos en los últimos nueve años, así como a un Plan Director de 270 millones de euros hasta 2026 que ha sido calculado siguiendo la metodología SROI.

Dia Mundial del Agua 2016

Gracias a la implantación de todas estas medidas y a nuestra apuesta por la economía circular, puedo afirmar que Aigües de Barcelona es la primera empresa en integrar el desarrollo sostenible dentro de la estrategia empresarial. Así como también la muestra de que una empresa de colaboración púbico-privada aporta grandes beneficios al progreso socioeconómico de su entorno. Puedo asegurar que Agbar seguirá acompañando el suministro de agua en nuestra ciudad durante mucho tiempo, tal y como lo lleva haciendo desde hace más de un siglo, marcando tendencia en innovación y desarrollo. Dentro de esta amplia trayectoria se engloban grandes hitos entre los que quisiera destacar la primera explotación de bombas de vapor en 1879, el agua para las fuentes de la Expo Universal en 1888, el torreón modernista del Tibidabo diseñado por Josep Amargós Samaranch en 1905, la primera campaña contra el tifus en 1914, los primeros cloradores automáticos en 1935 o la inauguración de la primera ETAP en el río Llobregat en 1955, entre muchos otros.

Por otra parte, en un contexto como el del Día Mundial del Agua es de rigor hacer referencia a nuestro compromiso social. El Fondo de Solidaridad impulsado por la Fundación Agbar es el máximo exponente de nuestra implicación con el territorio y con la calidad de vida de las personas. La pobreza no tiene apellidos y se manifiesta en todas las facetas de la vida: alimentación, cultura, vivienda, energía y, por supuesto, también agua. Por esta razón, en Agbar nunca cortamos el agua a ninguna familia que se encuentre en situación de escasez económica y en riesgo de exclusión social, a fecha de hoy, ya hemos destinado tres millones de euros a ayudar a 13.000 familias de la AMB. Debo añadir que, además de estas  bonificaciones que cubren el 50% de la factura del agua que nos corresponde directamente por el servicio prestado, también nos hacemos cargo del canon del agua y pagamos íntegramente la parte correspondiente al suministro de agua en alta. 

En este artículo dedicado al Día Mundial del Agua he querido expresar con palabras los hechos tangibles e innovadores con los que siempre intentamos adelantarnos al futuro. Por supuesto, lo seguiremos haciendo, evolucionando de forma constante de la mano del conocimiento, la innovación y la tecnología como garantes del desarrollo sostenible de la empresa y de su entorno. Hasta el momento, permitidme apuntar que debemos estar satisfechos de prestar un servicio que funciona, reconocido por la inmensa mayoría de los ciudadanos, y todo gracias al trabajo de nuestros profesionales que lo hacen posible día tras día.

Etiquetas:


Linkedin
Facebook Siguenos en Facebook